Qué es y cómo funciona un plan de pensiones


Tarde o temprano a todos nos llegará el momento de la jubilación. Unas décadas de vida en las cuáles descansar y disfrutar de nuestro tiempo sin preocuparnos ni tener que trabajar ni de llegar a fin de mes gracias a nuestra jubilación.

Pero para que eso sea así -y vivir sin preocupaciones- primero nos hemos tenido que asegurar de que contamos con un plan de pensiones que nos garantice un capital suficiente para mantenernos sin problemas.

Con ese objetivo en mente, las personas que se preocupan por su futuro deciden abrir uno de los muchos tipos de planes de pensiones que hay y que permiten llegar a una tranquilidad financiera cuando llegue el momento de retirarse.

¿Qué es un plan de pensiones?

La mejor manera de tener una definición de un plan de pensiones clara y sencilla, es comprender su objetivo final: lograr una liquidez financiera importante que permita vivir todos los años de jubilación sin preocuparse por el dinero y proteger nuestros ahorros de la inflación.

Dicho de otra manera, todos los diferentes tipos de pensiones buscan mantener el valor del capital invertido o aumentarlo todo lo posible para que, llegado el momento de su uso, ese ahorro que se ha ido haciendo durante años sea lo más alto posible.

Por supuesto, aunque por definición un plan de pensiones está pensado para ser utilizado llegada nuestra jubilación, también podemos sacarlo antes de tiempo en determinados casos. Es lo que se conoce como rescatar un plan de pensiones.

Aunque esto sólo es posible en determinados escenarios que ahora mismo no vamos a detallar. Y así nos podemos centrar ahora en entender qué tipos de planes de pensiones existen para elegir el que más se adapte a nosotros como inversores.

¿Qué tipos o modalidades de planes de pensiones existen?

Existen distintos elementos importantes que determinan cómo es un plan de pensiones. Por ejemplo, hay planes que nos ingresarán en nuestra cuenta bancaria una cuantía fija mensualmente -o en otro marco temporal- gracias al dinero invertido previamente. Mientras que otros planes de pensiones nos ingresarán todo el dinero de una única vez llegado el momento pactado al crear el plan de ahorros para la jubilación.

La rentabilidad, el riesgo asumido, o nuestra libertad a la hora de decidir si queremos dejar de ahorrar más dinero dentro de un plan de pensiones, son algunos de los factores que varían en las distintas modalidades de planes de ahorro. En esencia, se pueden dividir los distintos tipos de planes de pensiones en función de tres puntos diferenciadores:

  • Quién es la persona que busca crear el plan de pensiones.
  • Método de ingresos y retiros del dinero al plan de jubilación o retiro.
  • En qué activos financieros se realiza la inversión y su rentabilidad / riesgo.

Planes de pensiones en función de la persona que lo crea

Existen tres posibles planes dependiendo de quién es la persona promotora del mismo. Nos podemos encontrar con una modalidad promovida por nosotros mismos -como personas físicas- y otros que se llevan a cabo desde las empresas para sus trabajadores u otros colectivos para las personas afiliadas.

Planes de pensiones personales o individuales

Son aquellos planes de jubilación que podemos contratar en cualquier entidad financiera. Para ello, basta con acercarnos a una sucursal bancaria y elegir entre uno de los múltiples posibles planes que nos recomendarán en función de nuestras necesidades y objetivos económicos para esos ahorros.

Por ejemplo, si queremos mayor rentabilidad nos pueden recomendar un tipo de plan de inversión con rentabilidad variable en lugar de uno de renta fija. Pero esto lo veremos en más detalle un poco más abajo.

Planes de pensiones laborales o corporativos

Se trata de un sistema de ahorro parecido al anterior pero con la diferencia de que en este caso, es la empresa para la que trabajamos quien se encarga de tramitar todo lo relacionado con la pensión futura.

Estos planes empresariales de pensiones son un activo muy valioso para fidelizar el talento dentro de la compañía y comienza a ser utilizado con más frecuencia en los últimos tiempos como un factor diferenciador.

Es posible encontrarnos tanto con empresas que hacen por sí mismas las aportaciones al plan de pensiones, como con otras que hacen de intermediarias en nuestro nombre para que no tengamos que preocuparnos por la gestión.

Planes de pensiones asociados

Similar al empresarial pero creado por asociaciones particulares donde sólo los socios son titulares con capacidad de hacer aportaciones al plan.

Por ejemplo, un colectivo o un gremio laboral puede crear un plan de pensiones privado con el que cubrir a los miembros afiliados y a sus familias en caso de accidentes.

Son las propias asociaciones quienes ponen los requisitos para que podamos participar en ellas. Generalmente, estar afiliados o pertenecer al colegio profesional correspondiente de nuestra actividad.

Planes de pensiones en función de las aportaciones realizadas y el dinero recibido

Existen tres clases de planes de pensiones posibles atendiendo a cómo son las aportaciones de capital y su cobro llegado el plazo de vencimiento.

Planes con aportaciones de capital definidos

Con este tipo de planes de pensiones nos comprometemos, como titulares, a realizar aportaciones periódicamente durante todo el tiempo de vida del plan activo.

El resultado de esta clase de inversión de ahorro es el cobro de una cantidad económica por determinar en un futuro. Una cifra que dependerá de lo bien -o mal- que le fuese al plan de pensiones a la hora de realizar sus inversiones y la rentabilidad obtenida en las mismas. Es decir, podemos tanto ganar como perder dinero, dependiendo de cómo se gestionase el capital.

Planes de prestaciones o retornos de capital definidos

En este caso el dinero que obtendremos del plan de pensiones lo conocemos de antemano. El capital que recibiremos se fija al momento de abrir el plan con la entidad financiera. Es un tipo de plan de pensiones pensado para los planes creados por empresas o asociaciones.

Planes mixtos

Se trata de una subcategoría del plan de retornos definidos con antelación que acabamos de mencionar. Consiste en una unión de características de los planes anteriores en un único modelo de ahorro de jubilación.

Permite obtener una rentabilidad asegurada mínima al final de la vida del plan pensiones mientras se van realizando aportaciones periodicas al mismo.

Planes de pensiones en función del vehículo de inversión elegido

La última de las categorizaciones posibles de las diversas modalidades de planes de ahorros se basa en las diferencias existentes entre los posibles instrumentos financieros utilizados para generar rentabilidad en el tiempo de vida del plan. En esencia, hay cuatro alternativas.

Rentabilidad fija

Estos planes permiten saber exactamente cuánto dinero vamos a ganar una vez llegado el vencimiento acordado. Ofrece la tranquilidad de saber cuál será el beneficio sacrificando beneficios. Son los planes que ofrecen una menor rentabilidad porque su riesgo es mínimo.

Rentabilidad variable

Son aquellos que ofrecen mayores ganancias pero a costa de exponerse a mayores riesgos en sus inversiones. La rentabilidad no está asegurada, por lo que podemos tanto ganar más dinero del esperado como perder parte del capital existente en el plan.

Rentabilidad mixta

Un híbrido entre las rentas fijas y las rentas variables que hemos visto ahora. Una parte del capital estará invertido en renta fija, mientras que el dinero restante puede estar invertido en renta variable. Esto ofrece una mayor seguridad y la posibilidad de aumentar las ganancias sin correr grandes riesgos.

Plan de pensiones garantizado

Es el modelo más seguro de todos para quienes busquemos la tranquilidad sacrificando algo de rendimiento. El plan de pensiones garantiza un capital al vencimiento del mismo sin importar cuál sea el desempeño del dinero invertido.

Tiene la ventaja de saber siempre cuánto dinero habrá, pero la desventaja de que la rentabilidad será muy baja dado el muy bajo riesgo. Si los planes hacen bien su trabajo y logran rentabilidad, será la entidad financiera quien se quede las ganancias obtenidas por encima de lo acordado.

¿Cuál es la mejor de todas las modalidades de planes de inversiones?

No podemos decir que un tipo de inversión en pensiones sea mejor que otro. Dependerá en gran medida de nuestros objetivos como inversores a largo plazo y del rendimiento que esperemos obtener.

Si queremos una mayor rentabilidad, los planes de renta variable son la mejor alternativa. Mientras que si sólo queremos protegernos de la inflación, una renta fija puede ser una opción a considerar.

¿Son rentables los planes de inversión?

Desde luego pueden serlo. Los planes más protectores y seguros tienen una baja rentabilidad que busca más proteger el dinero ahorrado de la inflación monetaria que ser rentable a modo de inversión ambiciosa.

Por su parte, los planes más agresivos ofrecen una mayor rentabilidad, aunque como ya dijimos, se corre el riesgo de obtener pérdidas en lugar de ganancias.

¿Puedo recuperar mi dinero cuando quiera si lo necesito para una emergencia?

Uno de los miedos que podemos tener es que necesitemos el dinero pero no lo podamos sacar para utilizarlo cuando queramos.

Dependerá del contrato y las cláusulas que se decidan entre ambas partes que pueda sacarse el dinero o no de manera ágil. En caso de hacerlo así, es muy probable que nos encontremos con penalizaciones y descuentos que tenemos que tener en cuenta, pero podríamos sacarlo en caso de necesidad si así lo hemos pactado.

También existen supuestos legales donde se hacen excepciones y se permite sacar capital del plan de pensiones en caso de vulnerabilidad. Por ejemplo, en caso de incapacidad laboral permanente o enfermedad grave tanto del titular como de un familiar en primer grado o nuestra pareja.

Como podemos ver, los planes de pensiones son una magnífica inversión con la que proteger nuestro ahorro de la inflación.

Y así garantizarnos una jubilación mucho más despreocupada financieramente con la tranquilidad de saber que contamos con un colchón financiero que hemos ido preparando con antelación.

Si estas interesado/a en un asesoramiento empresarial o personal, serio y riguroso, planteate conocer nuestra asesoría de empresas.